Apuntes sobre Malvinas, un eslabón de la cadena colonial *

Pretendemos abordar la cuestión Malvinas desde una perspectiva más amplia que la cuestión de la guerra acaecida hace 30 años, y también más allá de la ocupación producida en 1833. Buscaremos ubicar el problema en el contexto de la opresión de una potencia colonial sobre una nación balcanizada. Desprendiéndose de lo cual estableceremos la noción de que la defensa nacional contra el imperialismo debe darse en todos los planos: político, económico, cultural, pedagógico, etc.

Luego de la Revolución de Mayo, la relación entre nuestro país y Gran Bretaña comienza a delinearse como semi-colonia. Ésta se profundizará con la aparición del imperialismo sobre fines del siglo XIX, aquí elavance imperialista británico resulta incontenible y con esto, el desarrollo de las fuerzas productivas y la creación de un capitalismo que aspira a la monopolización de las relaciones comerciales. En el nuevo escenario será necesario la creación de una ciencia que de cuente de los fenómenos emergentes, a saber, lageopolítica. El representante será Sir Mackinder,[i] para quién la historia es un constante conflicto entre lo que denomina la Gran Isla, (extensa masa terrestre compuesta de Asia, Europa, Norte de África) y el resto del mundo de accesible navegación.

            Así, Gran Bretaña ha tenido diversas injerencias en nuestro país, desde antes que se desenvolviera como tal. En 1806-1807 se produce la invasión inglesa (pues es una y no dos) en estas tierras. Esta no fue una simple aventura de piratas, sino que se relaciona con la pérdida por parte de Gran Bretaña de las colonias del Norte. Era un intento colonialista, de imponer el libre comercio y de rapiña[ii].  

Gran Bretaña iba a cumplir un doble papel en los procesos independentistas, por un lado va a darle apoyo para buscar instaurar el librecomercio; y por el otro, y en relación a ello, va a influir en el proceso debalcanización, pues así podrá dominar a los “nuevos territorios” liberados, estableciendo economías exportadoras. La desintegración de las fronteras nacionales producto de la desunión política que apunta como estrategia capitalista a nivel global a una desintegración económica. De la Gran Nación Latinoamericana soñada por los libertadores, quedarán 20 países disgregados[iii]. Vale resaltar que el mecanismo de la deudaha sido utilizado como instrumento de saqueo y de sumisión semi-colonial[iv]. Con la creación del estado tapón uruguayo, a través de una de las acciones políticas preferidas del imperio, que apunta al equilibrio de poderes regionales, propio del mecanismo de poleas y contrapeso que utiliza la corona para brindar el apoyo a un país u otro de forma aleatoria y de acuerdo a sus beneficios.

Después que el gobierno de las Provincias Unidas heredara en legítimo derecho las Islas, y en 1820 a bordo de La Heroína David Jewett, cumpliendo órdenes de Sarratea izara la bandera argentina[v], de que se fijara en 1829 la Comandancia Política y Militar, estableciendo así una colonia argentina en las Islas, losingleses el 2 de enero  de 1833 ocupan las Islas, bajan el pabellón nacional y levantan el del ocupante. Lo novedoso aquí es la aplicación de la otra modalidad de expansión propia de la Pax británica, la ocupación militar directa. Se necesita afianzar aun más la visión estratégica imperial en el Atlántico sur, ya que al oeste a través de la isla Santa Helena estaba asegurada. Malvinas pasa a tener una relevancia geopolítica considerable, forma parte del camino  que desemboca en el único paso interoceánico continental hasta la construcción del canal de Panamá en 1914.

            En 1845, se produce otra injerencia armada por parte de la potencia británica (conjuntamente con la francesa y los aliados internos) con el propósito de abrir la navegación de los ríos, y de segregar la Mesopotamia (nuevo estado tapón)[vi]. Rosas rompe relaciones con ambos países, suspende el pago del empréstito. Se dan las batallas de Obligado y Quebracho, donde los criollos resisten tozudamente la intervención, llevándola, a pesar de la derrota militar al fracaso en sus objetivos y como expedición comercial. Luego de los tratados Arana-Southern (1849) y Arana-Lepredour (1850), se establecerá la exclusiva navegación nacional de sus ríos, y el desagravio del pabellón nacional[vii].

            Llegamos al año 1982, donde la Junta Militar ilegítima, educada en la Doctrina de Seguridad Nacional (defensa fronteras adentro), que mantenía una feroz represión interna, y una economía semi-colonial, ligada a las potencias imperiales, iba a producir un hecho legítimo de fijación de la soberanía sobre el territorio nacional de las Islas en cuestión. La Junta podría haber abordado la cuestión de la soberanía de manera integral, actuando en todos los planos donde dicha soberanía se encuentra sometida al flagelo colonial, en paralelo a Malvinas. En relación a éstas podría por ejemplo haber embargado las empresas británicas, roto toda relación con la potencia, prohibir las remesas y giros de dinero a dicho país,[viii] no lo hizo, no era parte de los objetivos que la llevaron al poder, se encontraba ligada a las potencias imperiales y no a las causas nacionales.

El caso Malvinas es el ejemplo continental de la coexistencia de una doble dominación, la colonial, la ocupación directa a través de las armas, y la violación de la integridad territorial de los estados. La ocupación además de obedecer a cuestiones geopolíticas, se explica también por la explotación de recursos naturales –agua, minerales, metales, fauna, flora- muchos de los cuales elementales en cualquier proceso de industrialización, es decir, la superación del estadio de mera granja  metropolitana. Por lo tanto la ocupación militar, también apunta a reforzar la dominación semicolonial, ya que a través del desmembramiento de la integridad territorial le imposibilita a la Argentina la explotación de dichos recursos naturales.

Así, considerando a Malvinas como un eslabón en la cadena colonial, argumentamos que la defensa de la soberanía nacional debe darse en todos los planos, a lo largo y ancho del territorio nacional y latinoamericano contra toda potencia extranjera que nos aparte del camino de la liberación nacional. Malvinas es una causa de la Patria Grande, y como tal irrenunciable para la definitiva emancipación.

 

* Guidi, Dionela. Licenciada en Sociología, Universidad de Buenos Aires (UBA)

   Godoy, Juan. Licenciado en Sociología, Universidad de Buenos Aires (UBA)

   Bonforti, Emanuel. Licenciado en Sociología, Universidad de Buenos Aires (UBA)

Revista Política para la independencia y unidad de América Latina. Año 7, número 12, marzo 2012.

 

 

[i] Trias, Vivian. (1989). Imperialismo y geopolítica en América Latina. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental

[ii] Galasso, Norberto. (2011). Historia de la Argentina, desde los pueblos originarios hasta el tiempo de los Kirchner. Buenos Aires: Colihue.

[iii] Ramos, Jorge Abelardo. (1968). Historia de la Nación Latinoamericana. Buenos Aires: Peña Lillo.

[iv] Galasso, Norberto. (2008). De la Banca Baring al FMI. Historia de la deuda externa argentina. Buenos Aires: Colihue.

[v] Rosa, José María. (1979). Historia Argentina. Tomo IV. Buenos Aires: Oriente.

[vi] Trías, Vivian. (1975). Juan Manuel de Rosas. Buenos Aires: siglo xxi.

[vii] Rosa, José María. (1979). Historia Argentina. Tomo V. Buenos Aires: Oriente.

Arturo Jauretche considerará la libre navegación de los ríos interiores como una zoncera donde se hace ver el fracaso, o la derrota como victoria. Así la victoria de Rosas sobre la prohibición de la libre navegación de los ríos luego de los tratados citados, es presentada como una derrota. Las potencias coloniales introducen la libre navegación en sus victorias, como en el caso de la Guerra de la Triple infamia contra el Paraguay. Jauretche, Arturo. (2004). Manual de Zonceras Argentinas. Buenos Aires: Corregidor

Aquí tampoco (como en 1833), según Methol Ferré, funciona la Doctrina Monroe, pues los norteamericanos estaban ocupados allá en la marcha hacia el Oeste (Texas), y aquí en la anexión de más de la mitad del territorio mexicano. Methol Ferré, Alberto. (2002). Seminario Malvinas y la Segunda Fase de la Independencia. Disponible en: www.cadenamarianomoreno.com.ar

[viii] Ramos, Jorge Abelardo. (1982). Adiós al coronel. Buenos Aires. Mar Dulce.

El siguiente espacio busca realizar aportes a la construcción de una sociología e historia en clave nacional-popular y Latinoamericana, que contribuya a la liberación nacional